Bruxismo: Parte II

Hoy vamos a seguir informando acerca del bruxismo. En la anterior entrada, os contamos qué era el bruxismo, cuáles eran sus síntomas y su diagnóstico. Hoy os vamos a hablar acerca del tratamiento y cómo podemos prevenirlo.

Algunos de los tratamientos que podemos llevar a cabo son técnicas de relajación, ejercicios de estiramiento o masajes de los músculos de la cara y el cuello, combatir el insomnio con buenos hábitos de sueño y evitar algunos alimentos que resulten difíciles o duros al masticar. En caso de que el bruxismo ocurra por la noche se puede colocar una férula pero esto no corregirá el bruxismo sino que evitará el daño de los dientes pero por la mañana al quitarse la férula volverá la molestia. Hay ciertas ocasiones en las que es necesario un tratamiento de ortodoncia por eso es imprescindible acudir a un especialista.

En cuanto a la prevención, al tratarse de un movimiento involuntario es algo difícil de controlar. En caso de que se trate de estrés se puede prevenir el mismo con distintas técnicas como puede ser practicar deporte al aire libre, evitar el consumo de sustancias excitantes, intentar tener momentos de descanso y, sobre todo, relajarse antes de irse a dormir.

Recordar acudir siempre a revisiones al dentista para que no tengáis ningún problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR